El Hiperrealismo a bolígrafo de Paco Mármol

“LA VERDAD ES QUE A VECES PIENSO QUE LOS ARTISTAS HACEMOS COSAS QUE NI NOSOTROS MISMOS ENTENDEMOS”.

Paco Mármol

pacomarmol1

No recuerdo exactamente cómo encontré a Paco Mármol entre las redes enmarañadas de internet. Lo que sí recuerdo es lo mucho que me gustaron sus dibujos hiperrealistas nada más verlos y, sobretodo, su forma de ver una vida creativa creada por él mismo con una pasión contagiosa.

Escuchar (y leer) a Paco es un chute de motivación para intentar hacer todo aquello que se te ocurra. Un hombre sencillo, multidisciplinar, autodidacta y con mucho talento. Podría derrochar muchas palabras para elogiar a éste artistazo pero es mucho mejor que os lo cuente él mismo.

Ah! Y no os perdáis el vídeo presentación de su página web, a mí personalmente, ¡me encanta!. 

7

KORUNESS: Paco, en tu página web podemos leer una descripción sobre ti muy seria y profesional. Dejando atrás las formalidades estrictas… ¿quién dirías que es Paco Mármol?

PACO MÁRMOL: Puff, creo que ésta puede ser de las preguntas más difíciles que  me hayan hecho nunca.

Ante todo soy un espíritu inquieto, un creativo que no sabe estar parado, que desde siempre – recuerdo haber empezado a dibujar, como simple hobby, cuando era muy pequeñito – he tenido un constante deseo de aprendizaje, de crecimiento, de probar  nuevas experiencias, de estar al tanto de lo que se cocía en las cocinas de las vanguardias culturales y, a ser posible, participar de ellas no como un mero observador, sino como un activo dinamizador.

No obstante, soy un tipo normal, que disfruta con lo que hace y que tiene la suerte de compartirlo con los demás y, de este modo, conseguir que disfruten también.

6

KN: Sin embargo, estudiaste Historia Moderna y Contemporánea… ¿qué te llevó a pintar?

PM: Bueno, en realidad yo ya pintaba cuando empecé a estudiar Historia.

Empecé a pintar a mediados de la década de los ochenta, cuando conocí a una chica, Rosa, que hoy es mi mujer, empezamos a salir y, a través de ella me puse en contacto con un colectivo de artistas, 4 de picas, del que formaba parte su hermana Pilar, que era ceramista.

5

KN: Ese grupo, 4 de picas, ¿fue el catalizador de tu creatividad como algo más profesional?

PM: El conocer el trabajo de esos artistas, entrar en su estudio, verlos trabajar en vivo, conocer nuevos materiales, nuevas prácticas, unido al momento mismo que vivíamos a mitad de los ochenta, cuando estábamos en plena efervescencia creativa de la movida, donde en cierto modo lo que se potenciaba era el atreverte y lanzarte para ser parte activa de esa misma movida, me empujó a experimentar con la pintura.

Comencé trabajando con óleos sobre diversos soportes (lienzo, papel, madera…) y me sentí muy a gusto, descubrí todo un mundo de posibilidades a mi alcance, un ptencial del que podía disfrutar sin que nada ni nadie me pusiera cortapisas (ni académicas, ni de ningún otro tipo).

Luego mi pintura fue evolucionando; había comenzado haciendo una figuración extraña, con tintes un poco surrealistas, muy colorista, donde jugaba a deformar la figura humana colocándola en multitud de posturas y situaciones, y luego llegué al maravilloso mundo del acrílico y las tintas planas, en el que me hice mucho más minimalista, trabajando una abstracción geométrica, con una paleta diversa pero escueta en cada pieza, y de los que salieron obras que no tienen nada que ver con los dibujos que hago hoy, pero que considero que sigue siendo un buen trabajo y que funcionan muy bien.

Por tanto, como ves, mi faceta creativa y mis estudios de Historia han ido de la mano, pero no han tenido apenas nada que ver uno con otro.

1

KN: Me resulta impresionante el cambio que hiciste de la pintura figurativa y colorista a los dibujos tan detallados y menos cromáticos a bolígrafo y/o lápiz. ¿Necesitabas un cambio radical de área creativa?

PM: La verdad es que a veces pienso que los artistas hacemos cosas que ni nosotros mismos entendemos. No es que sea muy determinista o que crea en un destino marcado desde la cuna y del que no te puedes escapar, pero sí que creo que, en ocasiones, nos ocurren cosas de las que no entendemos las razones últimas.

En mi caso, creo que el tener dos exposiciones tan seguidas, una en la galería Manolo Alés, de La Línea de la Concepción, en Cádiz, y otra en el Museo del Mar, en Cádiz capital, fue un hecho que, sin que estuviera previsto, me marcó radicalmente. Pero no porque no estuvies contento con el resultado de esas exposiciones o con el trabajo que en ellas se mostraba, sino porque para poder abarcar dos exposiciones individuales en dos salas grandes tuve que producir mucha obra en un corto período de tiempo y eso me dejó agotado, muy cansado, con ganas de parar un tiempo antes de continuar. Y paré tanto tiempo que, sin darme cuenta, pasaron prácticamente diez años hasta que volví a estar activo.

En ese tiempo mi obra estuvo parada, no recuerdo si participé en alguna colectiva, pero el hecho es que estaba guardada, acumulada ante mi vista, y eso, quieras que no, te lleva a reflexionar mucho sobre lo que haces. A mí, personalmente, me hizo pensar en el sentido de producir tanta obra que luego acababa guardada, a veces sin que nadie la hubiera visto.

El resto es fruto de la vida misma, pues aunque dejé de pintar como lo había hecho hasta entonces, no dejé de interesarme por el trabajo de otros artistas, por las exposiciones que se desarrollaban a mi alrededor, por lo que pasaba en el mundo del arte y, desde el enorme balcón al mundo que es Internet, me interesé por la labora de muchos artistas, algunos de ellos totalmente anónimos, de los que me encontraba un vídeo en Youtube en el que se les podía ver dibujando, o, simplemente, su página web en la que compartía sus últimas creaciones.

El ver a otros dibujar, removió al niño dibujante que llevaba muchos años dormido y sentí ganas de volver al lápiz y al papel, de dibujar otra vez, de probar otros territorios por los que apenas había pasado muy de puntillas.

2

KN: ¿Qué te llevó al dibujo hiperrealista?

PM: Mi vuelta al dibujo es más fruto de una casualidad, de haberme encontrado en la red con el trabajo de fantásticos dibujantes, realistas e hiperrealistas, que hicieron que sintiera ganas de probar hasta dónde era yo capaz de llegar con esa técnica.

Empecé dibujando retratos a lápiz sobre papel y una noche, viendo en la televisión un magazine cultural me crucé con un reportaje de un artista madrileño que dibujaba a bolígrafo. Me llamó mucho la atención. Aunque ya conocía el trabajo de Juan Francisco Casas, quizás todo un referente -aunque últimamente me gusta mucho más el trabajo de una artista australiana llamada C. J. Hendry – el ver imágenes en movimiento de éste chico dibujando picó mi curiosidad. Al día siguiente ya estaba probando.

Empecé a buscar imágenes que fueran muy ricas en detalles, justamente para tratar de captarlos todos y reflejarlos minuciosamente en un trozo de papel. Y así es como llego a dibujar la cara de un gato, una coliflor, una hiedra…, aunque sin intención de que ese trabaja llegara a una sala de exposiciones. Sin embargo, compartí mis dibujos en redes sociales, en Facebook sobre todo, y, a partir de ahí, casi que se me fue de la s manos, pues tuvieron una acogida fantástica y empecé a recibir invitaciones para participar en exposiciones.

El resto se resume en la itinerancia de la exposición Flora y Fauna, que ha estado en diversas salas de exposiciones de la provincia (Conil de la Frontera, Cádiz, Jerez, La Línea, El Puerto de Santa María…).

1

KN: ¿No has tenido ganas de volver a pintar?

PM: De momento no he vuelto a pintar pero no por nada especial, sino simplemente porque ahora me siento cómodo y satisfecho con lo que estoy haciendo y no lo necesito. Pero la puerta está abierta siempre y quién sabe si en breve volveré a los pinceles.

KN: ¿Eres también autodidacta en el diseño gráfico?

PM: Sí, también. En una entrevista reciente me preguntaron qué había hecho en esos diez años de parón entre mi última exposición y mi regreso al dibujo. Recapacitando, creo que en esos diez años me hice diseñador.

Por circunstancias profesionales que no vienen al caso, mi trabajo diario en la Diputación de Cádiz se encaminó por otros derroteros, diferentes a los que había tenido hasta entonces, y empecé a hacer una labor mucha más relacionada con el diseño y la comunicación, lo que me hizo ponerme las pilas y tener que aprender, deprisa y sobre la marcha, lo poco que sé del maravilloso mundo del diseño gráfico.

He de decir que la red es hoy un amplísimo manantial de cursos, tutoriales, manuales, blogs, foros… en los que encuentras prácticamente todo lo necesario para aprender lo que necesitas. Eso, junto a la lectura de muchos libros y los buenos amigos diseñadores gaditanos que tengo a mi alrededor, me han llevado hasta donde hoy  estoy en el campo del diseño gráfico.

3

KN: Dices que “más que un dibujante soy un traductor”… ¿a qué te refieres exactamente con esta frase?

PM: En más de una ocasión se han referido a mí como un ilustrador, a lo que yo he contestado que no me considero así. Para mí, un ilustrador es un dibujante que crea de la nada, al que puedes encargarle un trabajo creativo, por ejemplo, ilustrar un libro de cuentos infantiles, y que echa mano de su creatividad para sacar de donde antes no había. Mi trabajo no tiene nada que ver con eso.

Mi trabajo se basa más en un reflexión previa sobre cualquier tema, y en función de esa reflexión, busco las imágenes fotográficas que me puedan servir para comunicar aquello que quiero. Una vez que encuentro una imagen la trabajo digitalmente para componer la pieza y, a partir de ahí, empiezo el proceso de traducción entre dos lenguajes, el fotográfico y el del dibujo.

Mis dibujos, tan detallados, son fruto de una labor casi monástica, intimista, cerrada, que lo que hace es traducir una imagen fotográfica en un dibujo hiperrealista.

En cualquiera de mis exposiciones podría poner junto al dibujo a bolígrafo una reproducción de la fotografía en la que me he basado y con la que he trabajado, y te aseguro que cada una transmitiría sensaciones diferentes. de ahí que, personalmente, me considere más un traductor de imágenes fotográficas que un ilustrador. No sé si he conseguido explicarme.

1

KN: Perfectamente jajaja. Mencionas, también, que en tus obras influyen tus gustos musicales, literarios y de cine… danos un esbozo de esos gustos personales tan tuyos que tan bien te funcionan.

PM: En ese sentido soy muy ecléctico y bebo de muchas y variadas fuentes.

Cuando estoy trabajando suelo tener de fondo algunos podcasts, programas de radio o música de muchos estilos. Te sorprendería si me ves dibujando, porque puedo estar ensimismado con el piano de Wim Mertens o Ludovico Einaudi, con el aria de una ópera o con las Gymnopédies de Satie, pero también puedo dibujar con 091, Lagartija Nick, Bunbury, Suede, The Smiths, Morrisey…

De todos modos, cuando hablaba de que en mis obras influyen todos mis gustos musicales, literarios, cine, etc. me refería a que cuando entro en esa fase de reflexión en la que pienso un tema sobre el que trabajar, de manera inconsciente, está ahí todo lo que he visto, oído o leído y que, de uno u otro modo, me hace ser la persona que soy. A fin de cuentas, cada uno de nosotros somos la suma de una sucesión de experiencias, vivencias, situaciones y, evidentemente, gustos culturales, y eso es imposible dejarlo al margen cuando te pones a hacer un trabajo creativo como el mío.

2

KN: ¿Cuánto tiempo te puede llevar terminar uno de tus dibujos?

PM: Pues depende de algunas variables, como la complejidad de la imagen con la que voy a trabajar, el formato del dibujo (que casi siempre están entre 50 x 50 y 50 x 70), el tiempo que tenga disponible para sentarme y trabajar… Pero en general, el tiempo medio puede rondar las tres semanas, aproximadamente, dedicando cada día entre 3 y 5 horas de trabajo. No obstante, hay dibujos que, sin saber explicar bien por qué, los he terminado en una semana larga y otros en los que me he ido a algo más de un mes.

KN: ¿Tienes algún sueño artístico que te gustaría llegar a cumplir?

PM: He de confesar que no soy demasiado ambicioso. Ahora mismo estoy en una fase en la que, ante todo, quiero disfrutar con lo que hago, quiero que la experiencia de dibujar y compartir mi trabajo con los demás sea positiva y reconfortante.

Me gustaría, evidentemente, poder disponer de algunas salas de exposiciones, tanto en Cádiz como más allá de esta provincia, para que quien lo desee se acerque a disfrutar mis obras, pero bueno, creo que todo llegará a su debido tiempo.

Soy de los que creen que si haces un buen trabajo y eres honesto contigo mismo el tiempo se encargará de ponerte en el sitio que mereces. Y si no es así, me conformaré con que, al menos, el viaje haya sido placentero y haya merecido la pena.

paco2

Sin duda, Paco Mármol es todo un ejemplo de voluntad y talento. En la actualidad, tiene una nueva exposición en proyecto llamada BYE (planeta voraz), que supone una colección de retratos de animales de especies que están en vías de extinción y una lectura de las causas por las que se encuentran en esa situación límite. En junio podrá verse en Granada y, en éste momento, se encuentra en fase de cierre de fechas para otras localidades de la provincia de Cádiz. Más información en su web.

Y a vosotros… ¿Qué os han parecido los dibujos de Paco?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s